Categorías
Seguro

Seguros Públicos vs Privados: Beneficios y Diferencias

Cuando hablamos de salud, podemos decir que en el día a día se convierte en una de las grandes preocupaciones de las personas. Todos buscamos contar con una atención sanitaria de calidad y eficaz. Los seguros públicos y privados tienen particularidades que marcan una diferencia clave entre ambos, por la forma en que están estructurados y la manera en que operan. Un claro ejemplo de esto, es que los seguros públicos, tienen la obligación de aceptar a cualquier individuo que desee beneficiarse con la entidad sin distinción alguna. Los seguros privados tienen la potestad de aceptar o no al solicitante.

El sistema de salud pública garantiza la atención universal y gratuita de calidad, pero con poca agilidad. Esto se traduce en largos tiempos de espera en hospitales y consultas, visitas que duran poco tiempo o impersonales, al igual que, carencia de infraestructuras. Con el sistema privado también se obtiene una atención profesional, pero ésta será más ágil. Desaparecen los largos tiempos de espera, las citas se adaptan a las necesidades laborales o personales de los asegurados, y pueden elegir los profesionales de salud con los que van a ser tratados. Además, los asegurados pueden acceder a éstos cuando sea necesario, sin necesidad de la valoración previa de un médico de cabecera.

Otra de las ventajas de los seguros privados, es su atención hospitalaria. Con éstos se puede elegir el hospital o la clínica de preferencia del asegurado, a diferencia de los seguros públicos, pues te asignan un hospital según tu zona de residencia. Adicionalmente, los hospitales privados le ofrecen al asegurado una habitación individual y sin masificación, tema que aporta mayor tranquilidad y comodidad a los pacientes.

Los seguros privados ofrecen atención médica online y telefónica disponible 24/7, pruebas de detección de una enfermedad, servicios de psicología y odontología, y la posibilidad de estar asegurado en el territorio nacional y extranjero. Si bien es cierto que la atención de éstos seguros ofrece una gran cantidad de beneficios, los seguros públicos tienen otro punto a favor: nos cubren todas las enfermedades y en cualquier momento. En el caso de los seguros privados, pueden no cubrir enfermedades crónicas y en algunos casos hay periodos de carencia. Por esto, al momento de contratar una póliza debes estar bien informado para evitar inconvenientes o momentos desagradables.

Recordemos que la salud es primordial y no debemos escatimar, por ello recomendamos contratar un seguro privado para potenciar la protección de un seguro público. Es una alternativa inteligente que te beneficiará con comodidad, inmediatez y personalización, mientras tienes el control de tu salud con esta herramienta clave.

Si buscas asesorarte con los mejores profesionales en el tema, contacta a nuestros agentes en Acasio Insurance para ayudarte a elegir el tipo de póliza que mejor se adapte a ti – ¡Chequea nuestra página y contáctanos hoy!